Monday, March 11, 2013

Lisboa, love story



Es muy gracioso que siempre que digo que soy de Santo Domingo acá en Lisboa (o antes en Madrid), es como si tuviera que adoraaaar la playa.  Yo quizás soy una muestra atípica, y es que estoy igual de feliz si voy o no.
Esas grandiosas postales con arena blanca, con agua cristalina y cálida.  No, no es una película o un lugar escondido, es República Dominicana.

En fin.. dicen que uno de los encantos de mi nueva ciudad, Lisboa, es el "tiempo de playa".  No sé si cumplirá mis expectativas por venir de dónde vengo, pero le que sí es cierto, es que con playa o sin ella... Lisboa me gusta.

Me gusta la calidez de su gente, su poca necesidad de "mostrarse" y su obvia inteligencia.
Me gusta que a pesar de que me diijeron muchas veces que era una ciudad triste, es lo que menos he percibido.
Me gusta el saber que aunque no voy a bañarme a la playa, el mar está cerca y puedo ir a sentarme tranquila para escuchar de fondo el sonido de las olas.
Me gusta pensar en lo mucho que puede llegar a parecerse a mi isla.
Me gusta imaginar que era el cambio que necesitaba desde hace un par de años.
Me gusta crear una historia de amor que vivir en esas calles bohemias, sólo por el pretexto de soñar en algo.
Me gusta como todo eso me hace sentir que vivo en una montaña rusa... Esas que tanto disfruto, por "el sabor" a adrenalina, por la brevedad pero intensidad del momento..



No comments: