Junio - Julio


Entre el estrés de las últimas semanas de junio - trabajo, boda, eventos sociales - ahí estaba yo. Que por todo ésto, me perdí de acompañar a mi amiga Mimi a su oposición en Versailles.


En el trabajo, estoy cubriendo una "Baja por maternidad" que me ha ocupado el 90% del tiempo la última semana: Presentaciones de último minuto para el "Country leader" de mi oficina y las que tienen una denominación habitual. Trabajar para managers de este calibre, supone la revisión de ciertas diapositivas unas 3 veces más o menos. Los managers aquí son (algunas veces) personas de poco tacto, pero de las que se aprende bastante... Se aprende a tener buenas ideas y a tener distinta perspectiva para analizar datos - que es mi trabajo -, pero también se aprende a ver "cómo no debo ser, si quiero ser educada y mantener mi sentido de formalidad ante los demás".

Las presentaciones en las que he estado involucrada gracias a la ausencia de esta compañera, han sido entretenidas porque me han permitido descubrir lo bien que se encuentra mi empresa dentro de un mercado tan desequilibrado. El otro día, en una reunión que recogía a gente de toda el área de ventas, vino un analista de una consultora. Los datos que presentaba el individuo no eran especialmente interesantes o novedosos, pero si hubo un dato que me pareció chulo, y era el hecho de que en el 2009 mientras se producía el gran bajón de los mercados, el climax de la crisis y todo eso que ya ustedes conocen, a mi y a otros dos compañeros "extranjeros en España" nos contrataron. Bueno, esto no lo dijo el analista, lo digo yo... jeje.. Y si, esto me hizo sentir bien, muy satisfecha y
me dio la seguridad de poder decirme a mi misma.. parece que soy muy buena.



En cuanto a la boda, fue un acontecimiento íntimo, se casaba una amiga a la que aprecio, con un chico muy bueno. Debo confesar que nunca había ido a una boda. Y para ésta fui invitada como testigo, es decir poner mi autógrafo en un papel que permanecerá en algún lugar para la posteridad. Da satisfacción participar de estos eventos cuando la pareja en cuestión te da buen feeling. Lo normal es ver que la gente se quiere, pero cuando uno está convencido de que ésta es gente capaz de mostrarse respeto y amor, pues, parece tener sentido y parece que todo es más bonito.

Mis padres vienen a mitad de julio, y eso me tiene contenta. Me tiene contenta porque, a diferencia con la experiencia del viaje de mi hermano con el que tener expectativas no es lo más favorable, hace mucho que no vienen los dos juntos y estoy organizando un mes de intensas actividades. Por solo decirles, que ayer ya "nos" he comprado un billete para ir a Estocolmo. Un lugar de entre los nórdicos, caro y que no conozco.




Comments

Popular posts from this blog

Adapt or DIE

Train to Nha Trang